Los más vendidos

La poda de los árboles

Beneficios de la poda

Son muchos los beneficios de la poda para los árboles: contener el crecimiento, mejorar la seguridad de las personas y las cosas en torno al árbol, regular el desarrollo de los injertos (en árboles frutales u ornamentales), favorecer la floración y la fructificación, devolver el vigor a los árboles débiles o de mucha edad, eliminar ramas muertas o irregulares, mantener la forma del árbol, etc. 

Aunque la poda es una tarea muy delicada y lo más importante es respetar la armonía y el desarrollo del árbol, evitando intervenciones incorrectas y nocivas como los cortes indiscriminados. Debemos realizarla desde el primer año para que el crecimiento y la forma sean armoniosos. Las ramas muertas, estropeadas o débiles deben ser eliminadas. A la hora de podar, es tan importante hacerlo en el momento oportuno y en la medida correcta, como emplear la técnica adecuada.

Consejos para realizar una poda correcta

Para realizar una poda correcta en conveniente tener en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Limpieza de ramas cruzadas: No podemos dejar ramas que se dirijan hacia el tronco, se entrelacen o se froten unas con otras. Las eliminaremos, dejando sólo aquellas que crezcan formando una "u" con respecto al tronco.
  • Sin olvidar las raíces: En las raíces de los árboles y arbustos también salen brotes. Estos nuevos brotes son muy dañinos para el crecimiento de la planta, ya que absorben substancias nutritivas, por lo que hay que eliminarlos. Para hacerlo podemos utilizar un serrucho de mano.
  • Preparación del corte: Primero tendremos que limpiar todas aquellas ramas que le hayan crecido a la rama principal para evitar que se atasquen durante su caída. Luego haremos un corte por la parte inferior de la esta rama para impedir que se rompa o desgarre bajo su propio peso. Si la rama es muy pesada, la cortaremos en trozos de unas medidas manejables.
  • Ejecución del corte: Debe ser limpio, oblicuo, cercano a una yema o a un nudo y en lo posible, debe realizarse en ramas de diámetro no demasiado grande. Para cortar ramas de hasta 15-20 cm de diámetro podemos emplear un serrucho de corte japonés de alto rendimiento en lugar de una motosierra de poda, mucho más agresiva con el árbol y el medio ambiente.
  • Cuidado con las cicatrices: siempre procuraremos que la cicatriz sea lo más pequeña posible, para evitar riesgos de posibles enfermedades. Para ello, preferiremos cortar las ramas verticales antes que las inclinadas. El corte ha de ser limpio, lo que sólo se consigue con un buen serrucho de corte japonés. El corte con serrucho es más perfecto y regular, dejando tras el mismo una superficie lisa que ayuda a evitar posibles enfermedades e infecciones tras la poda, al tiempo que permite una cicatrización más rápida.

¿Cuándo hay que podar?

En general, la mejor época para la poda es el invierno, mientras la planta está inactiva, o bien al acabarse la cosecha de otoño, para poder seleccionar las ramas que no han sido productivas y saber las que hay que eliminar, aunque también se les puede realizar un pequeña marca para podarlas más tarde.

Es muy importante para la supervivencia del hombre que los árboles, los bosques y la vegetación se mantengan y se cuiden adecuadamente. Silky garantiza la búsqueda de la excelencia en el diseño y fabricación de los mejores serruchos que permitan conservar nuestro preciado entorno.