¿Qué és el "corte japonés"?

Mientras los serruchos convencionales cortan en su movimiento de ida (empujando), los serruchos de “corte japonés” cortan en su movimiento de vuelta (tirando) al tener los dientes opuestos, lo que les permite utilizar hojas más delgadas y sin refuerzos al no estar sujetas a tensiones, con el resultado de unos cortes más limpios y precisos, además de requerir una menor fuerza al cortar.

Este tipo de corte ha sido popularizado por Silky que en 1980 creó y patentó un sistema propio de fabricación de serruchos que significó una revolución en las técnicas de corte y afilado. Permite trabajar con gran suavidad y perfección de corte en cualquier dirección, con independencia del sentido de la fibra

 

El buen diseño nos hace la vida mejor

El prestigioso artista y diseñador italiano Bruno Munari nos explica en su obra "¿Cómo nacen los objetos?" las diferencias entre dos sierras de madera, una de tipo convencional y otra japonesa, y cómo sus distintos diseños repercuten en la calidad del trabajo y la comodidad y seguridad del usuario:

 

 

"Examinemos ahora estos dos objetos de fabricación industrial: son dos sierras de madera, dos herramientas portátiles para operarios, de uso manual. El objeto marcado con una A es nuestra sierra normal. Tiene una empuñadura de madera barnizada y una hoja dentada sujeta por dos tornillos al mango. Se empuña y se impulsa contra el trozo de madera que hay que aserrar. Como al empujarla se puede doblar, con el peligro de heridas, se ha aumentado el grosor de la hoja para hacerla más resistente a estas flexiones. La consecuencia ha sido que al aumentar el grosor de la hoja se ha aumentado también el de los dientes de la sierra, con lo que la madera no queda bien cortada, sino más bien "desgarrada" por estos gruesos dientes, por lo que después habrá que alisar la superficie con papel de lija. Además, esta sierra tiene la empuñadura barnizada, lo que quiere decir que el sudor de la mano no es absorbido por el mango, sino que se queda entre el estrato de pintura y la mano y causa molestias al trabajador.

Veamos ahora la sierra indicada con una B. Lo que en seguida salta a la vista es que la forma es completamente distinta. Pero esta diferencia no es un hecho de falsa estética o de capricho de estilista: está hecha así porque hay diferentes razones que lo determinan. Por otra parte los japoneses (esta sierra es japonesa, de venta en los grandes almacenes) son los que inventaron el judo y a este instrumento le ha sido aplicada esta técnica. Si al empujar la hoja hacia delante existe el peligro de que se doblegue, este peligro será eliminado si tiro de ella en lugar de empujarla. De hecho la hoja de este instrumento es delgadísima, ya que sólo debe ser arrastrada, y cuando vuelve atrás lo hace por el surco ya practicado. Por consiguiente, el peligro se elimina con una idea judo que además permite hacer la hoja más fina.

La empuñadura de la sierra japonesa es de madera sin pintar, de sección oval. Su longitud está determinada por la compensación del peso de la hoja, tomando como fulcro el mango que es donde se encuentra la fajadura que mantiene la hoja unida al mango. De esta forma el objeto está perfectamente equilibrado y el peso pasa desapercibido (no como en A, que resulta desequilibrado cuando se empuña). La cosa no se acaba aquí, porque esta sierra B tiene también otra característica: posee dos hileras de dientes, una para cortar la madera contra veta y otra para cortarla según la dirección de la veta. El objeto, por último, es enormemente estético, mientras que la sierra A es tosca."

Bruno Munari, 1981
¿Cómo nacen los objetos?